Créditos rápidos para asociaciones de vecinos: ¿es una opción?

No importa dónde, cuándo o cómo: la falta de dinero siempre causa problemas. Usualmente se suele enfocar en el hecho de que las personas se endeudan mucho para cubrir sus necesidades básicas, pero hay otras realidades que van más allá.

Por ejemplo, las asociaciones de vecinos carecen de un marco jurídico a nivel macro, pues son eso, asociaciones sin fines de lucro. Ahora bien, ¿cómo pueden mantenerse económicamente?

Muchas asociaciones de vecinos han optado por pedir cuotas a los vecinos que tengan a bien colaborar. Otras, por su parte, han decidido buscar financiamiento externo.

Muchas veces, ese financiamiento viene de comercios que forman parte de la comunidad, pero que muchos desechan por crear conflictos de interés. También, cuando se busca financiamiento de empresas grandes, surgen problemas propios de la verdadera disponibilidad de este dinero.

Contingencias, el escollo principal

Ante ese panorama desolador para la generación de ingresos propios, muchas asociaciones de vecinos viven de las contribuciones de los vecinos y de las subvenciones que el estado les proporciona.

El problema suele surgir cuando se producen contingencias y no hay dinero con qué administrarlas. Los creditos al instante son una solución atractiva para todas aquellas situaciones donde se necesita poco dinero, pero con urgencia.

Generalmente, los créditos rápidos suelen ser menores a 2000 euros y permiten resolver con premura, debido a que se otorgan de forma casi inmediata y no tienen mayores inconvenientes.

La desventaja es que sus intereses suelen ser mayores y sus cuotas más cortas, pero eso puede verse justificado debido a que son montos relativamente pequeños y otorgados al instante.

SI una asociación de vecinos necesita financiamiento urgente, los créditos al instante son una opción atractiva para esas contingencias.